Módulo 18: Descripción Músculos Tórax

Intercostales, Músculos anchos que situados en un espacio intercostal, lo revisten, se distinguen tres intercostales: externos, internos e íntimos. Los externos están cubiertos por los músculos extrínsecos del tórax. Entre el intercostal interno e íntimo se encuentra un espacio, que se atenúa de atrás a adelante, en el cual se alojan en medio del tejido celular, vena intercostal por arriba, la arteria en el medio y el nervio intercostal inferior. Los intercostales internos en su parte media se insertan en el labio interno y externo de la costilla que está por encima; a este nivel el paquete vasculonervioso se sitúa en el espesor del intercostal interno.

El intercostal externo es el mas superficial y se extiende en toda la circunferencia de la pared entre los respectivos bordes de las costillas. Sus fibras se orientan oblicuamente hacia abajo y lateralmente en la pared posterior de tórax y hacia abajo y medial en la pared anterior. Cada músculos se extiende entre los tubérculos costales hasta la unión costocondral a nivel de la cual dan origen a la membrana intercostal externa que se prolonga hasta el esternón.

El músculo intercostal interno se extiende desde el esternón hasta el ángulo costal donde se continúa con la membrana intercostal interna sus fibras presentan una orientación oblicua hacia abajo y lateralmente por delante y hacia abajo y medialmente por posterior.

El músculo intercostal íntimo es el más profundo se extiende desde el ángulo costal hasta seis centímetros del borde lateral del esternón. Sus fibras tienen la misma dirección del intercostal interno.

Transverso del esternón, aplanado y triangular situado por detrás del esternón. Está en relación con la pleura parietal, pericardio y separado de las costilla por los vasos torácicos internos.

DIAFRAGMA

El diafragma es el septo musculomembranoso que separa las cavidades torácica y abdominal. Tiene forma de cúpula con su convexidad orientada hacia la cavidad torácica. Su extenso origen periférico consta de fibras musculares que toman inserción en la abertura inferior del tórax y convergen al centro tendinoso donde se insertan. Estos orígenes se agrupan en tres partes: lumbar, costal y esternal.

La parte lumbar, casi vertical, tiene origen en dos cruces o pilares, fascículos musculares fuertes que conectan el diafragma con la columna vertebral y se mezclan con el ligamento longitudinal anterior, y dos arcos tendinosos, los ligamentos arcuados medial y lateral. La cruz derecha es más espesa y larga que la izquierda y se origina en los cuerpos y discos intervertebrales L1 a L3; la cruz izquierda toma origen en los cuerpos y discos intervertebrales LI a LII; las dos cruces se unen, formando el ligamento arcuado mediano, dorsal a el pasa la oarta. El ligamento arcuado medial es continuación del borde lateral, tendinoso, de la cruz correspondiente y se origina en la parte lateral del cuerpo de L1 y L2; cruza por delante del psoas mayor, para insertarse en el proceso transverso de LI. El ligamento arcuado lateral se extiende entre el proceso transverso de L1 y el borde inferior de la XII costilla, cruzando así el músculo cuadrado de los lumbos.

La parte costal se origina en los cartílagos y partes adyacentes de las seis últimas costillas. La parte esternal está formada por los delgados fascículos que se originan en el proceso xifoideo del esternón.

El centro tendinoso del diafragma es una fuerte aponeurosis, de forma semilunar con convexidad anterior, donde se insertan las fibras musculares; está situado inmediatamente por debaio del pericardio fibroso, al cual se adhiere.

ORIFICIOS DEL DIAFRAGMA: El diafragma está horadado por forámenes que dan paso a estructuras que cursan entre tórax y abdomen. El hiato aórtico es fibroso, mediano; el más bajo y posterior está situado a nivel de T12; se encuentra limitado por las dos cruces, el ligamento arcuado mediano y la columna vertebral y transmite la aorta y el conducto torácico. El hiato esofágico está en gran parte formado por fibras musculares de la cruz derecha, situado por delante y ligeramente a la izquierda del hiato aértico, a nivel de T10; transmite el esófago, amarrado al hiato por una "falda" de tejido conectivo, los troncos vagales anterior y posterior, y ramas esofágicas de los vasos gástricos izquierdos. El foramen de la vena cava está tres centímetros a la derecha de la línea mediana, a nivel de T8, en pleno centro tendinoso; transmite la vena cava inferior que se adhiere a los bordes del foramen, y el nervio frénico derecho. Pequeños forámenes en las cruces derecha e izquierda dan paso a los nervios esplácnicos mayor y menor.

Además, el tronco simpático con el inconstante nervio esplácnico imo pasa por detrás del ligamento arcuado medial; el pedículo subcostal, por detrás del ligamento arcuado lateral; el nervio frénico izquierdo, a través del centro tendinoso.

A cada lado del diafragma existen dos pequeñas áreas donde las fibras musculares son deficientes, una, entre las partes esternal y costal, en cuyo intervalo cursan los vasos epigástricos superiores; la otra es el conocido trígono vertebrocostal entre la parte costal y fibras que irradian el ligamento árcuado lateral; es inconstante y cuando existe, comunica la fascia perirrenal con la fascia endotorácica.

La inervación motora depende del nervio frénico. La inervación sensitiva proviene de los últimos seis nervios intercostales.